Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El blog de fergonpacheco

Taxonomia y propiedades estructurales

9 Julio 2009 , Escrito por fergonpacheco

 

Habitualmente, los virus se han separado en varios grupos amplios según sus preferencias en cuanto al huésped: virus de animales, de plantas, de bacterias o bacteriófagos, y así sucesivamente.

A partir de su informe de 1971, el comité Internacional para la taxonomía de los virus ha desarrollado un sistema de clasificación uniforme, y actualmente divide a los virus en tres órdenes, 56 familias, 9 subfamilias, 233 géneros y 1550 especies. Este comité concede mayor importancia a ciertas propiedades para definir las familias; tipo de ácido nucleico, conformación de la cadena del ácido nucleico, el sentido (positivo o negativo) de los genomas de ssRNA, presencia o ausencia de envoltura y tipo de huésped.

Los nombres de la familia terminan en viridae, los nombres de las subfamilias terminan en virinae y los nombres de los géneros (y las especies), en virus. Por ejemplo, los poxvirus pertenecen a la familia Poxviridae; la subfamilia Chorodopoxvirinae está constituida por los poxvirus de vertebrados. Dentro de la subfamilia existen varios géneros que se distinguen por sus características inmunológicas y su especificad de huésped. El genero Orthopoxvirus contiene varias especies, entre ellas el virus de la viruela, el virus de la vaccinia y el virus de la variola (viruela bovina )

 

Los virus se dividen en grupos taxonómicos diferentes según sus características. Algunas de las caracteristicas más impotentes son:


 

Naturaleza del huésped: animal, planta, bacteria, insecto, hongo.

 

Características del ácido nucleico: DNA, RNA, monocateriano o bicatenario, peso molecular, segmentación, y numero de piezas de ‘acido nucleico (virus RNA), sentido de la cadena en los virus ssRNA

 

Simetría de la cápside: icosaédrica, helicoidal, binal.

 

Presencia de envoltura y sensibilidad al éter

 

Diámetro del vrión o de la nucleocápside

 

Numero de capsómeros  en los virus icosaédricos

 

Propiedades inmunológicas

 

Numero de gene y mapa geonómico

 

Localización intracelular de la replicación viral

 

Presencia o ausencia de DNA intermediario (virus ssRNA) y presencia de transcriptaza inversa   

 

Mecanismo de liberación del virus

 

Enfermedad que produce, características clínicas especiales, o ambas, y método de transmisión

 

 

Propiedades estructurales             

  Todos los viriones, incluso si tienen otros constituyentes, están construidos alrededor de un núcleo construido por la nucleocápside. La nucleocápside está formada por un ácido nucleico, DNA o RNA, contenido en el interior de una cubierta proteica denominada cápside, que protege al material genético viral y ayuda a su transferencia entre las células huésped.    

 

Existen cuatro tipos morfológicos estructurales genérale de viriones:

 

  1. Las de forma icosahédrica. Un icosahédro es un poliedro regular con 20 caras, que son triángulos equiláteros, y 12 vertices (figura 2. h, j-l). Estas cápsides parecen esféricas cuando se observan a pocos aumentos en el microscopio electrónico.
  2. Otras cápsides son Helicoidales y su forma es similar a cilindros proteicos huecos, que pueden ser rígidos o flexibles (Figura 2. m).
  3. Muchos virus tienen una  envoltura, una capa externa membranosa que rodea la cápside o la nucleocápside. Los virus con envoltura tienen una forma variable, irregularmente esférica, aunque su nucleocápside puede ser icosahedrica  o helicoidal (Figura 2. c,i)
  4. Los virus complejos tienen una simetría de la cápside que no es puramente icosaédrica ni helicoidal (Figura 2. d, f, g). Pueden poseer colas y otras estructuras (p. ej., muchos bacteriófagos) o tener paredes complejas de múltiples capas rodeando al ácido nucleico (p. ej., poxvirus como el virus de vaccinia).

 

 

Tanto las cápsides helicoidales como las icosaédricas son estructuras macromoleculares grandes constituidas por muchas copias de uno  o de unos pocos tipos de subunidades proteicas o protómeros. Probablemente la ventaja más importante de esta estrategia de diseño sea que la  información almacenada en el material genético viral se utiliza con la mayor eficacia.   

 

Cápsides helicoidales

 

                Las cápsides helicoidales presentan una forma muy similar a tubos huecos con paredes proteicas. El virus del mosaico del tabaco constituye un ejemplo bien estudiado de  estructura de cápside helicoidal. Se asocian entre si protómeros de un único tipo en una disposición helicoidal o espiral para producir un tubo rígido y largo de 15 a 18nm de diámetro 30nm de longitud. El material genético de RNA se enrolla en un espiral en el interior de la cápside asociándose a unas ranuras formadas por las subunidades proteicas.

                El tamaño de una cápside helicoidal está determinado por sus protomeros  =y por el ácido nucleico encerrado en el interior de la cápside. El diámetro de la cápside es una función del tamaño, la forma y las interacciones entre los protomeros. El ácido nucleico determina la longitud de la cápside helicoidal, ya que la cápside no parece prolongarse mucho más allá de los extremos del DNA o del RNA.

 

Cápsides icosaédricas

                Los virus utilizan la forma icosaédrica por que es la manera más eficaz de encerrar un espacio. Unos pocos genes, a veces uno solo, pueden codificar proteínas que se auto ensamblan para formar la cápside. Un número pequeño de genes lineales puede especificar una estructura tridimensional de gran tamaño. Las cápsides están construidas por unidades con forma de disco o botón denominados capsómeros, cada una de los cuales suele estar formada por cinco o seis protomeros. Los pentámeros (pentones) tienen cinco subunidades; los hexámeros (hexones) tienen seis subunidades.      

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post